Con el tinte olítico se pierde el esfuerzo que hace la comunidad
Fecha sábado, 07 de julio a las 08:47:54
Tema novedades en CC


Para participar en la comunidad hace falta algo más que ganas de trabajar para solucionar los problemas cotidianos y no tan cotidianos. En Los Flores de Catia, la participación social está adornada con un toque de socialismo y quienes la practican se visten con franelas que tienen impresa la cara del presidente Hugo Chávez.  "En 8 años no hemos logrado organizarnos todos. Siempre está presente el factor político", explica Kadary Rondón, una joven que intenta luchar desde hace más de 4 años por el sector Los Flores de Catia, lugar en donde vive desde que nació.

"Los consejos comunales han sido secuestrados por las personas afectas al Gobierno. Si yo no me declaro chavista, no hay manera de que me den información. Y lo mismo se repite con otras personas del barrio", expresa Rondón.

En Los Flores de Catia viven aproximadamente 120 mil personas y sólo hay dos consejos comunales que se han conformado siguiendo la reglamentación. "Sin duda, ahora la gente sabe cuáles son sus deberes y sus derechos. Pero, con el tinte político se pierde el esfuerzo que hace la comunidad".

Restricciones
Kadary Rondón explica que durante la madrugada del 27 de mayo, cuando la señal de RCTV le dio el paso a TVes, en Catia sólo se escuchaban las cacerolas. "El cacerolazo sólo puede ser comparado con el del 11A".

A los habitantes de Catia también les han limitado los fines de semana la venta de alcohol. "Lo que está pasando con el alcohol debe ser sometido a un doble análisis. El alcohol no es el origen de la violencia, porque la delincuencia no ha bajado".

Según Rondón, su comunidad le pide al Gobierno que tome en cuenta el problema de la inseguridad. "La gente sólo tiene miedo. De hablar, de denunciar, porque la mayoría de las instituciones están incumpliendo".

Catia ha sido presentada por el presidente Chávez como un bastión que lo apoya en cualquier circunstancia. Sin embargo, para Rondón, este sector es cada vez más apático. "Aquí hay un despecho. Ese mismo que se siente cuando una relación no funcionó. Llegan las misiones pero sólo funcionan tres meses. Los vecinos han visto que la mejora de la comunidad sólo está en sus manos y depende de ellos, no de las autoridades".


La restricción de la venta de alcohol en Catia no ha bajado el número de delitos

PAULIMAR RODRÍGUEZ









Este artículo proviene de Consejos Comunales
http://www.consejoscomunales.org

La direcci#243;n de esta noticia es:
http://www.consejoscomunales.org/modules.php?name=News&file=article&sid=278