Industria pide subir precio de harina de maz a Bs 1.566 el kilo
Fecha lunes, 05 de diciembre a las 15:59:15
Tema


fuente: diario El Nacional - Jueves 24 de Noviembre de 2005

La industria procesadora de harina de maíz insiste en que se revise la estructura de costos del producto y se apruebe un aumento de 25,28% en el precio al consumidor.
Con lo cual el paquete de un kilogramo de harina precocida pasaría a 1.566 bolívares.
José Anzola, director de logística de Alimentos Polar, indicó que con un precio del maíz al productor de 514 bolívares, la industria asume adicionalmente el costo por flete (34 bolívares), impuesto al débito bancario (5,68 bolívares), financiamiento (42,74 bolívares) y secado y almacenamiento (35 bolívares), componentes que hacen que el precio de la producción suba a 631,42 bolívares.
Con el precio regulado de la harina en 1.250 bolívares sólo se cubre el costo de la materia prima (maíz), mano de obra, pago de servicios y de los insumos como empaques, que han subido al ritmo de la inflación y la devaluación.
Si se llega a aumentar solamente el precio del maíz, la presión sobre la industria será mayor, dada las pérdidas que ya se generan con el precio actual.
Por cada kilogramo de harina vendido, el sector pierde 316 bolívares.
A un cálculo de 70 millones de kilos comercializados al mes –producción de toda la industria-, la pérdida podría superar los 22,12 millardos de bolívares. Esto si la producción y la pérdida de 316 bolívares fuese constante mes a mes. Sin embargo, varia según los precios que tengan los insumos y el resto de los componentes de producción en determinado momento.
Anzola comentó que incluso aquellos bienes e insumos suministrados por proveedores del Estado (resinas) han experimentado alzas de precios a pesar de que la Gaceta Oficial obliga a mantener esos costos al mismo nivel que existía en el mercado para febrero de 2004, y en el caso de los márgenes de comercialización vigentes para noviembre de 2002.
“El Gobierno no ha podido mantener los precios de los insumos que necesita la industria de alimentos, pero obliga a las empresas a tener precios regulados a pérdida”, acotó.
Explicó que la industria siempre ha estado dispuesta a abastecer el mercado y a garantizar la compra de la cosecha de maíz que este año llegará a más de 1,6 millones de kilogramos. No obstante, sin condiciones económicas favorables como un precio rentable, será difícil seguir en el mercado sin arrojar pérdidas millonarias.
Anzola señaló que al tema del precio regulado se agrega la competencia desleal que representa para la industria el subsidio que aplica el Gobierno a la venta de harina de maíz en la red de bodegas Mercal. Los comercios del Estado tienen 22% del mercado de venta de harina precocida, pero Alimentos Polar sigue siendo el líder con 61,3% de la participación.
Sin embargo, el subsidio representa una disparidad con respecto a los beneficios que tienen las industrias que suministran el producto a Mercal sobre el resto de las empresas. Por lo que solicitan un trato recíproco y coherente con las políticas de seguridad alimentaria para toda la población, sin excepción de preferencia de marca.









Este artículo proviene de Consejos Comunales
http://www.consejoscomunales.org

La direcci#243;n de esta noticia es:
http://www.consejoscomunales.org/modules.php?name=News&file=article&sid=198